Llamanos 22 6953029 Lunes a Viernes 9:00 a 19:00 Sabados y Domingo 11:00 a 17:00|Contacto@chilesana.cl

Tratamiento médico del autismo: ¿Es el cannabis un posible remedio?

Autismo, un trastorno del que casi no se hablaba hace 20 años y hoy es el trastorno del desarrollo que más rápido crece. Se estima que el 1% de la población mundial sufre trastornos autistas. Equivale al alarmante total de 73,9 millones de personas. ¿Puede ser el cannabis un tratamiento? Cada vez hay más informes basados en la experiencia sobre el tema.

Las cifras del autismo

El autismo, conocido también como espectro autista o trastorno del espectro autista (TEA), es un trastorno del desarrollo que puede presentarse en diferentes formas. Afecta al cerebro; el procesamiento de la percepción y el procesamiento de la información se ven alterados.

73,9 millones de personas en todo el mundo. Esa es una cifra impactante. Sólo en los EE.UU., 3,5 millones de personas viven a diario con los TEA: 1 menor de cada 68 se ven afectados, lo que se puede desglosar en 1 niño de cada 42 y 1 niña de cada 189.

De 2000 a 2010, la prevalencia del autismo en los EE.UU. aumentó en un 119,4%. Algunos científicos como Stephanie Seneff estiman que, en 2025, la mitad de todos los niños nacidos en los EE.UU. sufrirá un trastorno autista.

No hay datos exactos disponibles para Europa. Algunas fuentes indican que 1 de cada 100 de personas sufren autismo, mientras que otras fuentes indican que de 6 a 7 por cada 1.000 personas presentan trastornos del espectro autista.

Todavía no se han concretado modelos explicativos completos y concluyentes para las causas de los trastornos autistas, como sucede desde hace mucho tiempo. Por lo tanto, este artículo tampoco va a centrarse en ese aspecto.

No obstante, una vez que se asimilan un poco las cifras mencionadas anteriormente, se puede hablar con razón de una crisis mundial.

El autismo y su tratamiento

Los TEA no se pueden curar, pero eso no quiere decir que no haya una serie de opciones de tratamiento que mejoren la vida de las personas con autismo y las de sus seres queridos, además de las de sus cuidadores.

Existen medios de intervención temprana, el aprendizaje de competencias sociales en grupos, el tratamiento psicoterapéutico de los trastornos comórbidos, logoterapia y terapia ocupacional, terapia de la música y el arte, o las terapias con animales y tratamientos médicos. Lo que todavía no se ha probado científicamente, pero para lo que existen informes basados en la experiencia, son los efectos de la administración de cannabis con un alto contenido en CBD y otros tipos de cannabis en forma de cogollos o de aceite.

Informes basados en la experiencia sobre el uso de cannabis en el autismo

Los padres de niños autistas se están expresando cada vez más cuando se trata del uso de cannabis, sobre todo de las variedades de cannabis con un alto contenido en CBD o aceite de CBD para el tratamiento de niños autistas. La falta de investigación no les está impidiendo tomar las riendas del asunto en lo que respecta a los intereses de sus hijos.

¿Es el cannabis un tratamiento? El número de informes positivos al respecto basados en la experiencia aumenta.

Una Índica fuerte para J.

La famosa escritora y ensayista Marie-Myung Ok Lee habló públicamente hace unos años sobre el cannabis como opción médica para el tratamiento de su hijo autista: “La marihuana no es una cura milagrosa para el autismo. Pero en el caso de nuestro hijo, le alivia el dolor y la inflamación de manera tan drástica que pueda participar en la vida y aprender de nuevo. También le protege de los a veces peligrosos efectos secundarios de los fármacos. Nos hemos decidido por una buena variedad (White Russian, un analgésico frecuentemente utilizado para los pacientes con cáncer en fase terminal) y una buena dosis. Y ahora no siente dolor, J. puede ir al colegio en lugar de al hospital psiquiátrico para niños, donde terminan la mayoría de sus iguales como resultado de un comportamiento violento.”

Aceite de CBD para D.

D. es autista, presenta retraso escolar y es incapaz de hablar claramente. También ha desarrollado un problema en el ojo, por el que ya ha pasado por una serie de operaciones. Por lo demás, está en forma y es muy activo. D. acude al logopeda. Cuatro semanas después de que al niño se le administrase CBD, su habla mejoró mucho, y su afección ocular también mejoró. Desde que empezó a tomar el CBD, D. es mucho más comunicativo, parece más alerta y es capaz de concentrarse en las cosas más pequeñas mejor. A D. se le administra aceite de CBD en un momento diferente a la toma de sus medicamentos habituales (con dos horas entre las tomas).

La historia de D. y su hermano se puede leer en la página web de Realm of Caring .

Primero Marinol y luego cannabis

“Mi hijo (que tiene casi nueve años) llevaba tiempo tomando medicamentos para hacer frente a sus graves comportamientos autistas… Ninguno de los medicamentos nunca había logrado un cambio, excepto por empeorar su comportamiento… Hace unos meses, probamos el medicamento recetado Marinol y advertimos un descenso de los episodios graves, ningún ataque y de poca a ninguna agresividad hacia sus maestros y miembros de la familia a diario. Hace unas semanas que empezamos a darle cannabis, y dejamos el Marinol. Su estado de ánimo ha mejorado muchísimo y ahora le resulta mucho más fácil centrarse en las tareas en el aula… Todavía tiene días en los que se enfada y está de mal humor, pero podemos ajustar la dosis para ayudarle a superar esos días. Me siento mucho más cómoda administrándole cannabis que algo como Risperdal”.

Tanto esta contribución como otras ideas interesantes se pueden leer en el siguiente enlace. El autor de este artículo es el Dr. Bernard Rimland, padre de un hijo autista, fundador de la Sociedad de Autismo de América y director del Instituto de Investigación del Autismo, que se ha implicado en la tarea de recopilar información sobre el tema del autismo. En su experiencia, los niños autistas a los que se administra cannabis experimentan una considerable mejoría de sus síntomas, ya sea en lo que respecta a la ansiedad y al pánico, o a las rabietas y a las autolesiones.

Charlotte’s Web para J.

Además de Autismo de Alto Funcionamiento (AAF), a J. también le diagnosticaron epilepsia, TDAH, asma y trastorno de ansiedad. Los que le conocen le describen como un niño amable, inteligente y cariñoso. Después de que le pusieran la vacuna triple vírica (SPR) y la de la varicela, J. se quedó aletargado y tuvo un ataque epiléptico al día siguiente. En el hospital, se le diagnosticó meningitis vírica resultante de la vacuna contra la varicela. Ese fue el comienzo de un arduo camino con diferentes fármacos antiepilépticos. Después de un año de tomar Charlotte’s Web – una variedad de cannabis con un alto contenido en CBD – J. estaba casi irreconocible: el sistema inmunológico había mejorado, había aumentado su fuerza muscular, no tenía problemas para dormir, un niño con una mente más despejada. Sus habilidades motoras finas y gruesas también habían mejorado y pudo volver a participar en las clases con normalidad. Cuando se publicó el informe basado en su experiencia, J. ya había pasado 54 días sin ataques epilépticos simplemente tomando Charlotte’s Web.

Este informe detallado también se puede leer en Realm of Caring.

Cannabis Medicinal, un salvavidas para J.

Mieko Hester-Pérez, fundadora de UF4A.ORG (la Fundación No Convencional para el Autismo), tiene como objetivo dar a conocer el autismo, y los tratamientos y terapias alternativas. El cannabis medicinal está ayudando a su hijo autista J., que ha hecho muchos avances desde que empezó a tomarlo. Empezó a subir de peso, a mostrarse más tranquilo y a reírse más. Su madre dice que J. ha estado menos “tenso”, es decir, menos irritable y nervioso. Antes de comenzar a tomar el cannabis medicinal, el niño tenía que tragarse 13 medicamentos diferentes al día, y todos sus síntomas iban empeorando a medida que se hacía mayor. Los médicos ya habían preparado a su madre para la muerte prematura de J., pero el chico superó todas las dificultades. J. consume la variedad de cannabis que ha recibido su nombre “Joey’s Strain” en forma de bizcocho de chocolate.

Lo que está claro a partir de los informes basados en la experiencia, descritos anteriormente, es que el cannabis ha mejorado significativamente la vida de este pequeño paciente y su familia. Lo que también es sorprendente es que no hay un medicamento a base de cannabis general que puedan utilizar todos. En cada caso individual, se puede utilizar un producto diferente o variedad diferente para el tratamiento medicinal del autismo. El profesor de Harvard, mundialmente famoso, Dr. Lester Grinspoon también ha opinado sobre los diferentes métodos de tratamiento y sobre cómo enfocar los tratamientos a base de cannabis.

Lester Grinspoon sobre el tratamiento del autismo con cannabis

El Profesor Asociado y Emérito de Psiquiatría de la Facultad de Medicina de Harvard, el Dr. Lester Grinspoon, publicó un artículo sobre el uso de cannabis en el autismo en 2010.

En este artículo, el Dr. Grinspoon profundiza en las experiencias de Marie-Myung Ok Lee, que administra cannabis medicinal a su hijo J. (el caso también se analiza brevemente en el texto anteriormente), con gran detalle. El profesor pide a los científicos que se tomen en serio estas experiencias y lleven a cabo más investigaciones sobre el tratamiento medicinal. También critica lo siguiente:

“La evidencia anecdótica atrae mucha menos atención de la que solía atraer, sin embargo, es la fuente de gran parte de nuestro conocimiento de los medicamentos sintéticos, así como de los derivados de plantas. No fue necesario realizar experimentos controlados para reconocer el potencial terapéutico del hidrato de cloral, los barbitúricos, la aspirina, el curare, la insulina, o de la penicilina”.

Todavía queda un largo camino por recorrer, no obstante, los resultados de las investigaciones científicas iniciales ya están disponibles.

Autismo y el sistema endocannabinoide

Durante los últimos años, se han realizado investigaciones sobre la relación entre los trastornos autistas y el sistema endocannabinoide. También se ha demostrado que las regiones del cerebro que tienen la mayor concentración de receptores CB1 son las que suponemos son disfuncionales en los casos de autismo, en particular, el cerebelo, el hipocampo y los ganglios basales (Bauman and Kemper 2005, Courchesne et al. 2007).

Los ensayos con modelos animales han indicado que el sistema endocannabinoide está implicado o afectado por el autismo. Esto tiene dos resultados:

Al final de una prueba realizada de 2013, los investigadores se “…plantearon la posibilidad de que las alteraciones en la señalización endocannabinoide contribuyan a la patofisiología del autismo.”

En un experimento de 2015, se llegó a la conclusión de que la activación de los receptores CB1 por la anandamida, que incluye oxitocina, controla la respuesta de recompensa a través de las interacciones sociales. “Los déficits en este mecanismo de señalización pueden contribuir a la discapacidad social en los trastornos del espectro autista y podrían ofrecer una vía para tratar dichos trastornos.”

Resumen

Hay que investigar más y esclarecer el tema de forma independiente si se quiere recopilar más datos sobre el uso del cannabis en el tratamiento medicinal de los TEA.

Una vida en la que está presente el autismo es dramática y radical para todos los implicados. No se puede ni se debe esperar que el cannabis sea una cura milagrosa para el tratamiento de los TEA, pero los informes basados en la experiencia, a los que se hace referencia anteriormente, proporcionan una base para futuras investigaciones.

Sin embargo, hay que investigar más y esclarecer el tema de forma independiente si se quiere recopilar más datos sobre el uso del cannabis en el tratamiento medicinal de los TEA. Solamente la evidencia científica sobre el uso de cannabis en el tratamiento del autismo será capaz de garantizar que el cannabis puede estar disponible para aquellos que lo necesiten en el futuro. En este sentido…

By | 2018-03-22T22:59:55+00:00 Enero 24th, 2018|