Llamanos 22 6953029 Lunes a Viernes 9:00 a 19:00 Sabados y Domingo 11:00 a 17:00|Contacto@chilesana.cl
CBD 2018-01-27T01:38:57+00:00

¿Que es el CBD?

CBD: EL CANNABINOIDE MÁS DESCONOCIDO

Todos sabemos que la marihuana contiene el cannabinoides THC o delta 9-tetrahidrocannabinol que es el responsable de que coloque y de sus fantásticos efectos.

CBD es como un hermano o una hermana del THC, como todos los hermanos a veces trabajan simbióticamente juntos, otras se pelean o se desactivan unos a otros. Al contrario de el cannabidiol, el THC es un compuesto psicoactivo (lo que significa que afecta a la función cerebral actuando sobre el sistema nervioso central, lo que puede resultar en una alteración del estado de ánimo, el comportamiento, la percepción o la cognición) y sus efectos son los que los consumidores sienten más cuando fuman. El colocón es responsable de las sensaciones de relajación, el agudizamiento de los sentidos y, por supuesto, la inevitable merienda que te comes cuando te entra “la leona”. También tiene usos medicinales para una multitud de síntomas que incluyen: dolor suave a moderado, insomnio, depresión, nauseas o pérdida de apetito, por nombrar sólo unos pocos. En algunas personas el THC puede causar ansiedad o paranoia, a menudo relacionada con la sensación de que el tiempo se ralentiza, lo que por supuesto no sucede.

El CBD se considera un cannabinoide no psicoactivo, aunque podría parecer que tiene efectos psicoactivos, ya que ocasiona un colocón sedante que es el responsable del alivio que muchas personas buscan en el uso medicinal. Sus aplicaciones medicinales superan las de cualquier otro cannabinoide conocido, e incluyen: reduce y previene la inflamación y la nausea, diabetes, alcoholismo, trastorno de estrés postraumático, esquizofrenia, artritis reumatoide, epilepsia, enfermedades cardiovasculares, antipsicótico, ansiolítico e incluso analgésico contra los dolores neuropáticos y por espasmos musculares, que tradicionalmente resultan más difíciles de tratar con otras medicinas, incluso farmacéuticamente.

Aunque ambos cannabinoides, THC y CBD, tienen muchas propiedades beneficiosas cuando se usan individualmente, si se usan en combinación, tal y como vienen en la planta de marihuana, sus efectos son mucho más impresionantes. Cuando trabajan conjuntamente con el THC, las moléculas de CBD pueden contrarrestar parte de la ansiedad que causa el THC, así como aliviar diferentes tipos de dolor de los que alivia el THC. La naturaleza resulta ser un buen doctor al combinar ambos en la misma planta, ya que son mucho más efectivos cuando se administran juntos, especialmente para las personas con múltiples síntomas. El CBD también parece antagonizar los efectos excitantes del THC, retrasando la aparición del efecto, pero al mismo tiempo haciendo que se alargue incluso al doble de tiempo.

Los mamíferos, pájaros, reptiles y pájaros tienen compuestos endocannabinoides fabricados por sus propios cuerpos que son básicamente un THC “natural” llamado anandamida. Técnicamente, anandamida (Ananda = felicidad en sanscrito + amida = tipo de compuesto químico) es un compuesto neurotransmisor presente de forma natural que circula por nuestros cuerpos. Tanto el THC como la anandamida actúan a través de los receptores cannabinoides situados en las células del cuerpo y tienen efectos similares en áreas como el dolor, el apetito o la memoria. Los receptores son simples proteínas de las células que actúan como porteros que dirigen las señales químicas de las moléculas exteriores al interior de la célula, ordenándole que haga algo, una especie de controlador aéreo para las células, aunque esta comunicación sólo tiene lugar cuando una molécula o compuesto se une a ellos.

Una molécula que se une a un receptor se denomina un ligando. Los receptores son muy específicos en lo que respecta a qué se puede unir con ellos, sólo ciertos compuestos se unen a cada tipo de receptor. Es como una cerradura y una llave, sólo ciertas llaves abren una puerta específica y cuando la puerta está abierta tienes una entrada, en el caso de los receptores es un entrada para una señal direccional. Una sola célula puede tener muchos tipos de receptores para poderse comunicar con diferentes compuestos.

EL SISTEMA ENDOCANNABINOIDE HUMANO

El Sistema endocanabinoide humanoTHC y CBN son conocidos por “ajuste” como bloqueo y clave en nework de los receptores existentes. El sistema Endocannabinoide existe para recibir cannabinoides producidos dentro del cuerpo llamado “Anadnamide” y “2-Arachidonylgycerol”. Estimular el ECS con cannabinoides basados en plantas restaura el equilibrio y ayuda a mantener los síntomas.

Los receptores cannabinoides se dividen además en 2 subtipos principales, conocidos como CB1 y CB2:

  • CB1
  • CB1 is found mostly in the brain and are concentrated in the brain and central nervous system, but also sparely populates other parts of the human body.
  • CB2
  • CB2 receptors are mostly found in the peripheral organs especially cells associated with the immune system.
  • Cannabidol
  • CBD does not directly “fit” CB1 or CB2 receptors, but it has powerful indirect effects still being studied.

Sólo se conocen dos tipos de receptor cannabinoide en nuestro cuerpo que se unan con el THC; los receptores CB1, que se encuentran en el cerebro y en el sistema nervioso central, y los receptores CB2 que están distribuidos por todo el cuerpo, pero principalmente por el sistema inmunitario. Además de los cannabinoides que se encuentran en el cannabis (que son los más potentes, por supuesto) y los que produce naturalmente nuestro cuerpo, hay muchas otras sustancias que afectan ligeramente a nuestro sistema endocannabinoide interno: Echinacea, cúrcuma, pimienta negra, cacao, etc. Se ha descubierto que estos y otros alimentos se unen a los mismos receptores cannabinoides.

El CBD o cannabidiol, sin embargo, no tiene demasiada afinidad con ninguno de los dos receptores cannabinoides conocidos. De hecho tiene un efecto de supresión sobre la enzima FAAH, que es la enzima responsable de descomponer y destruir la anandamida. Esta reacción de supresión del CBD conlleva que mayor cantidad de anandamida permanezca en tu sistema y durante un periodo más largo de tiempo. La anandamida prefiere los receptores CB1, al igual que el THC, por lo que quedan menos puertas libres para que se una el THC y por lo tanto el efecto causado es menor.

Aunque el CBD no se une a los receptores CB1 o CB2 se ha demostrado que interactúa con otros receptores que son los que canalizan sus efectos medicinales. Hay un par de tipos de receptores acoplados a proteínas G localizados en el sistema nervioso central y periférico que interactúan con el CBD. También el TRPV-1 reacciona con él. El receptor TRPV-1, que también resulta activado por la capsaicina, el compuesto picante que se encuentra en las guindillas, se sabe que intermedia en la percepción del dolor, la inflamación y la temperatura corporal, seguramente habrás notado alguno de estos efectos tras comer una guindilla muy picante.

La familia de receptores 5-HT, que son activados por el neurotransmisor serotonina, juegan un papel importante en la ansiedad. Estos receptores disparan respuestas químicas excitatorias o inhibitorias, dependiendo del contexto químico del enlace. El receptor de serotonina 5-HT1A es un miembro de la familia de receptores que se unen al CBD y que cuando son activados por él ejercen el potente efecto antidepresivo de los cannabinoides, que desemboca en otras de las propiedades medicinales del CBD, ya que este receptor también está implicado en una amplia gama de procesos como la ansiedad, la adicción, el apetito, el sueño, la percepción del dolor, las nausea o el vómito. Tiene este efecto al activar una respuesta inhibitoria, ralentizando su señalización, lo contrario de lo que hacen otras drogas alucinógenas como el LSD o las setas mágicas, que activan un receptor 5-HT diferente y producen una respuesta excitante.

El CBD produce algunos de sus efectos ansiolíticos activando los llamados receptores de adenosina. Estos regulan las funciones cardiovasculares, el consumo de oxígeno por el miocardio y el flujo de sangre coronaria, activando muchos de los síntomas de la ansiedad; tensión, opresión en el pecho, falta de aliento, etc. Estos receptores son importantes reguladores cerebrales de otros neurotransmisores como dopamina y glutamato. La dopamina no es sólo responsable de inducir sensaciones agradables, también puede afectar al sueño, el ánimo, la memoria, la atención y el movimiento voluntario. Otras drogas como la cocaína y la metanfetamina también actúan amplificando los efectos de los receptores de dopamina, pero a una escala mucho mayor. Mientras que el THC incrementa temporalmente los niveles de dopamina, el CBD no lo hace, sólo se ha encontrado esporádicamente en investigaciones con ratas y ratones y trabajando como inhibidor. Podría estar relacionado con alguno de los otros 83 cannabinoides de los que tan poco sabemos.

Sólo entre el 25 y el 30% de la semillas disponibles hoy en día tienen el potencial de ser variedades ricas en CBD (>4%). Cuando se usan estas variedades para producir tandas de semillas, cada tanda produce diferentes fenotipos de plántulas, dando lugar a plantas ricas en CBD y plantas ricas en THC en cada generación. Como promedio, una de cada cuatro semillas producidas por una planta de cannabis rica en CBD, se convertirá en un plántula con fenotipo alto en CBD. Incluso en las más raras ocasiones en que consigas dos de cada cuatro, sólo entre el 24 y el 50% de las plantas serán altas en CBD. El único sistema fácil para conseguir una variedad rica en CBD consiste en encontrar uno de estos fenotipos dominantes y conservarlo como planta madre de la que ir obteniendo esquejes, ya que todos los esquejes contienen exactamente la misma proporción CBD:THC que la planta madre.

¿Cómo puedes saber si tienes una variedad rica en CBD? Hay test de compuestos químicos que se pueden realizar sobre plantas en fase vegetativa para identificar las plántulas que tienen características de alto CBD. Estos test permiten que los criadores echen un vistazo a los niveles de CBD:THC sin tener que esperar a la cosecha para analizar los cogollos y las flores.

Cuando tienes cogollos cosechados que quieres analizar para conocer su contenido porcentual en cannabinoides hay básicamente dos métodos de análisis que se pueden emplear: cuantitativo y cualitativo. La diferencia entre ambos métodos se puede comprender comparándolos con el concepto calidad frente a cantidad. Incluso hay tests para hacer en casa.

Los métodos que han usado los cultivadores en el pasado cuando han intentado llevar las plantas a su máximo potencial en CBD no han demostrado funcionar, suelen tener un efecto que reduce la cantidad de THC en las plantas convirtiéndolo en otro tipo de tetrahidrocannabinol llamado CBN. El método que he escuchado explicar a muchos cultivadores es dejar las plantas sobremadurar, es decir, dejar que sobrepasen su fecha normal de cosecha, de modo que los tricomas se vuelvan completamente de color ámbar en todo el cogollo, algo que se puede comprobar con el microscopio. Se piensa que al dejar las plantas florecer más días aumenta la producción de CBD, pero no hay ningún estudio que respalde esta hipótesis, además cada día en que las glándulas de resina sobrepasan en momento en que están de color blanco están perdiendo THC, a causa de la degradación o la oxidación en CBN. La causa del efecto tipo CBD hay que buscarla no en un aumento del CBD sino en que al envejecer la planta, parte del THC se convierte en CBN, que tiende a dejarte más adormilado y mareado que el THC. La transformación de THC en CBN también sucede hasta cierto punto durante el proceso de secado, reduciéndose la cantidad de THC conforme el cogollo envejece.

CONTACTANOS